lunes, 26 de octubre de 2015

SPRINGERLE


La springerle es un tipo de galleta alemana con un relieve obtenido prensando un molde sobre la masa estirada y dejando que la impresión se seque antes de hornear. Esto conserva el detalle del relieve. Es más común en época navideña, según wikipedia.

Para hacer estas galletas se han utilizado 3 moldes, dos con impresiones diferentes y un tercero común a ambos para  efectuar el corte final de la masa.

Receta muy fácil de seguir y solo hace falta paciencia para dejarlas secar al aire libre unas 48 horas y un par de semanas antes de comer.








INGREDIENTES

500gr. harina
380 gr. icing sudar o azúcar glas
50 gr. mantequilla
3 huevos "L"
1 cucharada de leche
1/2 cucharada de anís en pasta
1/4 cucharada de bicarbonato de amonio


PREPARACION

En un bol vamos a juntar el bicarbonato de amonio y la leche, removemos y dejamos reposar una hora y media aproximadamente, el fin es reducir el fuerte olor que lleva el bicarbonato de amonio.

Batimos con el globo los huevos a velocidad alta unos 10 minutos, así blanquearán y aumentarán considerablemente de volumen.
Sin dejar de batir y a velocidad media alta añadimos el azúcar a cucharadas y seguimos batiendo unos 5 minutos más.

Es el momento de añadir la mantequilla que tendremos a temperatura ambiente, seguimos a velocidad alta y añadimos el anís en pasta, a continuación añadimos el reposo que tenemos (bicarbonato de amonio y leche) a partir de este momento es muy importante NO PROBAR LA MASA, bajamos la velocidad al mínimo y añadimos la harina poco a poco, cuando esté densa la masa cambiamos el globo por la pala y mezclamos 2 minutos más. Con ayuda de la lengua hacemos una bola, envolvemos en papel film y dejamos reposar unos 30 minutos.

Pasado el tiempo espolvoreamos la mesa de trabajo con harina y vamos tomando porciones pequeñas de masa que enharinaremos bien antes de ponernos a estirarlas para impresionarlas con los moldes.

Tomamos los moldes y con ayuda de una brocha los enharinamos bien y presionaremos sobre la masa estirada, con ayuda del tercer molde cortamos la forma y las pasaremos a una bandeja con papel sulfurado, seguiremos así hasta agotar toda la masa, saldrán de 24 a 30 galletas dependiendo del grosor.

Una vez tengamos todas las galletas impresionadas sobre la masa debemos dejarlas secar a temperatura ambiente unas 48 horas. Sabremos que están secas ya que al darles la vuelta les quedará un borde blanquecino exterior y el interior un poco más blando, según las recetas vistas en internet dice que antes de hornear debemos humedecerlas por debajo para que sea un punto de rotura de la galleta.

La primera hornada que hice, las mojé y las estropeé ya que no subieron y además quedaron medio crudas, la segunda no las mojé e hicieron la rotura por el lugar que digo y quedaron estupendas.

Pasado el tiempo de secado y con ayuda de un cepillo retiramos la harina que hay sobre la galleta, la dejamos sobre una bandeja de horno y la colocamos en la parte media baja del mismo y en la parte alta una bandeja para evitar que se doren.

Precalentamos el horno a unos 130ºC y las tendremos unos 20 minutos o algo más, se sabe bien ya que en los últimos minutos crecen y la parte inferior estará ligeramente dorada.

Hay que dejar  estas galletas  en una lata separando las capas con papel de horno y dejándolas ahí unas dos o tres semanas, a medida que hacen este reposo tomarán el aspecto abizcochado que las caracteriza a la vez que potencian su sabor.

También he leído según la humedad de la zona donde se pueden sustituir 50 gr. de harina por 50 gr. de maicena.

La característica principal de estas galletas es su color blanco y su sabor que es bien diferente de las galletas habituales.








Buenísimas y diferentes!!





A pesar de haber quitado los comentarios sigo estando a la disposición de quien lo necesite en el correo electrónico que figura a la derecha del blog o bien en el correo personal que much@s conocen.